La Casa Bardín Alicantina: Arte y Cultura en un Espacio Modernista

La Casa Bardín Alicantina

Compartir esta publicacion

La Casa Bardín Alicantina, un emblema arquitectónico y cultural en la ciudad de Alicante, emerge como un testamento histórico y artístico que ha resistido el paso del tiempo. Ubicada en el número 44 de la calle San Fernando, este edificio ha sido testigo de la evolución de la ciudad y ha llevado consigo la impronta de su ilustre propietario, Teófilo Renato Bardín Delille.

La Casa Bardín Alicantina

Construida en 1901 bajo la dirección del arquitecto alicantino Enrique Sánchez Sedeño, la Casa Bardín se erige con majestuosidad, presentando tres fachadas que se organizan simétricamente alrededor de un eje central. Este lugar no solo encierra una arquitectura que fusiona elementos clásicos y modernistas de finales del siglo XIX, sino que también alberga los ecos de la vida y los ideales de Teófilo Renato Bardín.

Este prominente edificio no solo es una obra maestra arquitectónica, sino que también sirvió como residencia del propio Bardín y, posteriormente, como espacio para la difusión de la cultura y el arte. Conocida por ser un punto de encuentro de destacadas personalidades, desde escritores como Antoine de Saint-Exupéry, autor de «El Principito», hasta pianistas como Gonzalo Soriano, la Casa Bardín se convirtió en un epicentro cultural y social en Alicante.

A través de los años, la Casa Bardín ha presenciado la transformación de la ciudad y ha mantenido su relevancia como un faro cultural. Su historia ilustra no solo la maestría arquitectónica de la época sino también la riqueza cultural de Alicante, consolidándola como un espacio que conecta el pasado con el presente, ofreciendo a visitantes y residentes una ventana a la historia y la cultura de la ciudad.

Explora la oferta gastronómica de Alicante en estos restaurantes seleccionados

¿Cuál es la historia de la Casa Bardín en Alicante?

En el número 44 de la calle San Fernando, Teófilo Renato Bardín, una figura destacada de la época, eligió establecer su residencia alicantina, aprovechando la expansión y apertura de varias calles dentro del Plan de Ensanche. Esta decisión marcó un hito en su vida después de una breve estancia en la vivienda de la calle Maisonnave. Bardin padre, reconocido por su influencia en la ciudad, fue el promotor de dos significativos edificios: la Casa Bardín, mencionada anteriormente, y un edificio de viviendas adyacente destinado al alquiler, conocido como la «segunda Casa Bardín». Ambas construcciones se han integrado de manera destacada en el patrimonio singular de Alicante.

El diseño arquitectónico inicial de la Casa Bardín fue concebido por el alicantino Enrique Sánchez Sedeño. El edificio cuenta con tres fachadas que se organizan simétricamente alrededor de un eje central. La influencia de la arquitectura clásica y del Modernismo de finales del siglo XIX se refleja en los elementos utilizados. La residencia principal del propietario ocupaba la parte alta del edificio. La construcción de la Casa Bardín se completó en 1901. Posteriormente, en 1926, Bardín encargó al arquitecto Juan Vidal Ramos la construcción de otro edificio justo al lado, la llamada «segunda Casa Bardín». Este nuevo edificio, destinado al alquiler, fue concebido para armonizar con el estilo del edificio anterior.

El carácter ilustrado y humanista de Bardín se reflejó en su afán por difundir la cultura, el arte y el conocimiento, lo que contribuyó significativamente a su integración en la vida cultural y social de Alicante. Su casa se convirtió en un punto de encuentro para destacadas personalidades. Entre los visitantes ilustres se encuentran el escritor Antoine de Saint-Exupéry, autor de «El Principito», quien disfrutó de una breve estancia en Alicante, y el pianista alicantino Gonzalo Soriano, quien en numerosas ocasiones interpretó sus piezas en la casa de los Bardín. Estos encuentros enriquecieron el legado cultural y social de la ciudad, destacando la importancia de la Casa Bardín como un símbolo de la vida intelectual de Alicante en aquel tiempo.

¿Qué remodelaciones ha tenido la Casa Bardín en Alicante?

En un lapso de poco más de un año, se ha llevado a cabo la restauración de dos edificaciones emblemáticas en la Calle San Fernando, que son auténticos referentes no solo en la mencionada calle sino en todo Alicante. Estas dos estructuras, ubicadas en los números 44 y 46 de la Calle San Fernando, son conocidas como la Casa Bardin, ambas erigidas por Teófilo Renato Bardin Delille.

Remodelaciones de La Casa Bardín Alicantina

Aunque comparten el mismo nombre, presentan una diferencia de 25 años en su construcción. La Casa Bardin en el número 44 fue concebida como vivienda propia y para alquiler, mientras que la de la número 46 tenía como propósito albergar a familias de la alta burguesía alicantina. La edificación más reciente, situada en el número 46, es la más moderna y alta de las dos, diseñada bajo la dirección de D. Juan Vidal Ramos. Este edificio presenta dos amplias viviendas por planta, aproximadamente 200 m2 cada una, separadas por patios de ventilación y dos núcleos de escaleras: uno principal con ascensor y otro de servicio.

Este diseño permitía una clara distinción entre el flujo de los residentes y el personal de servicio, ya que cada escalera daba acceso a su sector correspondiente. Un rasgo característico de muchos proyectos de Juan Vidal era la inclusión de miradores, y en este caso, se destaca uno sobre el zaguán de acceso y otro en la esquina redondeada, rematada por una cúpula de estilo francés.

La planta baja de este edificio alberga locales comerciales, siendo ocupada anteriormente por una casa de maquinaria industrial. Durante el proceso de restauración, se ha optado por la combinación de colores naranja y gris, aunque no se ha confirmado si estos eran los tonos originales. A lo largo de los años, el edificio había mantenido un tono gris cemento. A pesar de su espléndida arquitectura, este hermoso edificio puede pasar desapercibido debido a su ubicación en una calle estrecha y sombría, siendo incluso relativamente desconocido para muchos alicantinos. La restauración no solo ha devuelto su esplendor original, sino que también ha destacado su importancia histórica y arquitectónica en la ciudad.

Recuerda leer nuestro artículo acerca de la Cueva de las Calaveras en Alicante

¿Qué hacer en la Casa Bardín en Alicante?

La Casa Bardín podría ofrecer diversas experiencias y actividades, como:

  • Visitación Cultural: Explorar las instalaciones de la Casa Bardín para apreciar su arquitectura y conocer su historia. Pueden ofrecerse visitas guiadas que destaquen aspectos arquitectónicos y anécdotas históricas.
  • Eventos Culturales: La Casa Bardín podría albergar eventos culturales, como exposiciones de arte, conferencias, charlas o presentaciones relacionadas con la historia de Alicante y la figura de Teófilo Renato Bardín.
  • Actividades Educativas: Organización de talleres educativos, cursos o actividades destinadas a la difusión del conocimiento, siguiendo la tradición humanista de Teófilo Renato Bardín.
  • Eventos Sociales y Culturales: Celebración de eventos sociales y culturales, como conciertos, recitales de poesía o eventos literarios, que puedan atraer a la comunidad local interesada en el arte y la cultura.
  • Exhibiciones Temporales: Presentación de exposiciones temporales que destaquen aspectos específicos de la historia local, la arquitectura o la vida cultural de la época en que vivió Teófilo Renato Bardín.
  • Espacio para Encuentros: La Casa Bardín podría ser utilizada como un espacio para reuniones y encuentros de grupos culturales, literarios o académicos.

Quieres hacerle publicidad a tu negocio?

Visitar Alicante es una experiencia única que ofrece cultura, historia, naturaleza y diversión. Alicante es una ciudad costera con un clima agradable, playas de arena, monumentos históricos y una gastronomía deliciosa.

%d